Durante las últimas 5 semanas he estado llevando adelante una iniciativa llamada “Entrevistas con ESENTZIA”. Como sabéis soy consultora KonMari™ certificada y a través de mis servicio Esentzia home joy, ayudo a las personas a ordenar su casa con el método KonMari™. Mi propósito es que tu casa esté realmente alineada con tu esencia y que sea un espacio de bienestar y crecimiento.

Por ello, me parecía super interesante acercaros otros temas que están directa e indirectamente relacionados con el método así como con la organización, el bienestar y el crecimiento personal. Durante estas semanas he tenido el inmenso placer de charlar y reflexionar con mujeres expertas en diferentes ámbitos. Para mí son un referente y creo que en estas entrevistas encontrarás un montón de reflexiones y herramientas super útiles para tu día a día.

Supongo que nos pasará a todas, estemos en el rol de la entrevistadora o de la oyente, preguntarte qué responderías tú si te hicieran la misma pregunta. Continuamente, mientras escucho mis podcast favoritos (entre otros Jefa de tu vida de @charuca, El Podcast de Cristina Mitre, la Debsapp de Oyedeb o El vecindario de Virginia Moll)  tengo conversaciones internas en las que respondo y reflexiono sobre todos esos temas.

Así que he pensado que sería lo suyo contarte quién soy yo y cómo vivo el método KonMari™ a través de esas mismas preguntas que he lanzado a mis queridas entrevistadas. Aprovecho además para presentarme a todas esas personas nuevas que habéis llegado a este blog en el último periodo. Pero¿sabes qué? me encantaría que esto no se quedara en un monólogo… así que si encuentras algún hilo del que tirar o un melón que quieras abrir, comparte tus reflexiones en los comentarios para que entre todas nos sigamos nutriendo.

Pues no me enrollo más… ahí van mis propias preguntas y respuestas.

 

  • Quién soy, cómo soy y qué me mueve…

Esta es sin duda la pregunta más difícil de responder. Por un lado, porque creo que las personas estamos en constante crecimiento y siempre hay partes de nosotras mismas que cambian y otras que nos quedan ocultas. Por otra parte, porque creo que cualquier palabra que diga, solo os dejará ver una parte muy chiquita de mí.

Pero si hay algo de mí que se ha mantenido constante en el tiempo ha sido el inconformismo, o lo que podría ser lo mismo, la eterna curiosidad. También la necesidad de crear otro tipo de relaciones o espacios protegidos donde cada persona pueda ser ella misma y mostrarnos de manera más auténtica y sincera.

 

  • ¿Cómo llega el interés por el orden y el método KonMari™?

Sin duda, creo que este interés viene condicionado por una formación y experiencia previa en lo que Arno Stern llamó la Educación Creadora (en la entrevista con Vega de @dirayaexpresión hablamos sobre ello) y cómo desde ahí se entiende el juego profundo.

Ordenar siempre fue un juego para mí, pero no fue hasta que conocí a Miguel, Vega y otras personas con las que me formé en Educación Creadora, cuando me di cuenta de ello. Descubrir que eso que hasta entonces yo definía como peculiaridades mías, manías, costumbres… era algo más profundo, fue impactante y liberador. Años después cayo en mis manos el libro “La magia del orden” de Marie Kondo, y ese fue otra pequeña revolución interior.

 

  • ¿Porqué decidí emprender? ¿Qué me llevó a ello?

Como inconformista empedernida que soy, a menudo cuando fantaseaba sobre cual podría ser mi “trabajo ideal” o ese “trabajo soñado”, ayudar a otras personas a ordenar era una de las ideas que aparecía en el mapa. Pero en ese momento no me sentía capaz de dar el paso, porque de hacerlo, tenía que ser en unas condiciones muy concretas (muy cercanas a la Educación Creadora). Sentía que faltaba alguna pieza y no estaba dispuesta a sacrificar mi juego personal por una fantasía.

Cuando leí el libro de Marie Kondo, conecté totalmente con su enfoque. Había puntos en su aproximación que yo ya hacía de manera natural, pero en otros aspectos me aportó esa información y visión que sentía que me faltaba. Me parece que el método KonMari™ es natural, sencillo, profundo y muy coherente.

 

  • ¿Cuales son las necesidades que encuentro en las personas que se acercan al método KonMari™?

Lo habitual es que las personas se acercan a mi tengan una necesidad más bien práctica de ordenar la casa. Normalmente son mujeres (aunque los hombre también sois super bienvenidos), muchas de ellas empresarias o emprendedoras, o simplemente mujeres que sienten que les falta tiempo, que de alguna manera la vida se les impone y las supera. Creo que sienten que ese tiempo que es tan escaso y preciado se les escapa, atendiendo continuamente otros temas, por ejemplo, la casa. Por mucho tiempo que le dediquen, su casa se ve siempre desordenada, saturada, gris, ajena…

Como decía, a menudo vienen con la idea de organizar su casa en el sentido práctico, buscando un sistema que les funcione y optimizar sus recursos. Pero trabajando con ellas se dan cuenta que la transformación más importante es interna: el conocimiento sobre sí mismas, la reconquista de sus espacios, tener una vida que las llena, que sea más acorde con sus necesidades y sus deseos…

 

  • Algunas de las creencias limitantes, ideas o prejuicios más habituales durante el proceso KonMari™ son…

Durante el proceso, una de las preocupaciones más grande es el apego a las pertenencias (que en el fondo es apego a las emociones y vivencias que hay detrás de ellas). Creo que inconscientemente tenemos la creencia de que si dejamos ir ese objeto de alguna manera estamos olvidando, traicionando o apartando también la vivencia o la persona a la que está vinculada esa pertenencia.

Cada persona es diferente y la manera de relacionarse con sus objetos es distinto para cada una de ellas. Por ello, para mí es muy importante cuidar el ambiente o el espacio en el que trabajo. Que la persona a la que estoy asistiendo se sienta protegida, respetada y que no se sienta juzgada en ningún momento. Por eso mi intervención a menudo suele ser muy sutil, o quizá un poco más contundente, dependiendo de la situación. Una frase que Miguel Castro repetía a menudo, y que yo tengo muy presente en mi trabajo, es “amor y firmeza”. Ese equilibrio entre la quietud/silencio y la acción/intervención que posibilita el que la persona vaya más allá y supere sus límites.

En todo caso, nunca fuerzo a la persona a tomar ninguna acción o decisión que no desee. Creo que mi rol como asistente es humilde pero a la vez imprescindible para que el proceso sea más ligero y profundo.

 

  • Otra emoción interesante durante el proceso…

¡La incertidumbre! Tiene mucha presencia durante el proceso KonMari™. Al mismo tiempo que revisas y seleccionas tus pertenencias, estás dando luz o cerrando etapas de tu vida. Revisar y recolocar lo que tienes fuera, influye directamente en lo que posees en tu interior.

Es muy liberador, porque además de ordenar físicamente el espacio, de alguna manera también ordenas, priorizas y das valor a lo que sientes en tu interior. Se suelta mucho lastre a todos los niveles, jeje.

Pero obviamente hay un punto de incertidumbre. Diría que es incertidumbre mezclado con un poco de miedo y también una gran dosis de ilusión. Una de las consecuencias del proceso es que trabajas la confianza hacia la vida. Confianza de que lo que venga será más acorde a ti.

 

  • Con miles de frentes abiertos… ¿cómo hago para cuidarme, para que el ritmo del día a día no me arrastre?

No me identifico para nada con esa idea de la superproductividad, el “yo puedo con todo”, el enaltecimiento del “workaholic” y la “superwomen”. Creo que estas ideas hacen muchísimo daño, crean unas expectativas equivocadas y pueden tener consecuencias graves. Con el tiempo me he dado cuenta de que mi ritmo es lento y estoy aceptando que eso también está genial.

¿Cómo hago para llegar a todo? Pues no llego. Pero intento, en la medida de lo posible, implementar hábitos saludables que me ayuden a mantener mi energía y sentirme a gusto con la vida. No siempre lo consigo, o en muchos de esos hábitos todavía estoy en proceso, pero no abandono. A veces más, a veces menos, pero intento: hacer deporte varios días a la semana, comer saludable, despertarme pronto, dormir lo que necesito, socializar y nutrirme de las personas que quiero…

Todo lo que está relacionado con mi emprendimiento todavía me saca de mi zona de confort así que en ese sentido estoy en constante crecimiento y aprendizaje. Creo que esto es lo más retador, y a la vez, maravilloso en mi vida en este momento.

 

  • En esta búsqueda continua del desarrollo personal, mis creencias limitantes son…

¡Tengo muchas, la verdad! Creo que la más potente es el miedo a ser juzgada, con su cara B: el perfeccionismo extremo para compensarlo. Quizá por ello es tan importante para mi crear o que haya cada vez más espacios libres de juicios y comparaciones.

Todo lo que tiene que ver con creencias limitantes creo que es un “work in progress”, no sé si hay un momento en que se puedan superar del todo. Lo que sí me parece importante es estar muy atenta para pillarme en esos pensamientos y no quedarme atascada en ellos.

Mis dos herramientas estrella para superar esas situaciones son: planificar cada vez más y seguir trabajando, es decir, continuar haciendo aunque sean acciones muy pequeñitas. También socializar o compartir. ¡Cuántas veces he superado un bloqueo gracias a una conversación sincera con mis amigas íntimas, con profesionales o con otras personas que han vivido situaciones parecidas!

 

  • Y en mis días de mierda, me cuido así…

Haciendo aunque sea lo mínimo. ¿Qué es lo mínimo en ese día? A veces simplemente es ducharme (o en ocasiones bañarme -eso es lo más-), comer algo rico o leer un libro. Otras, forzarme a mostrar mi vulnerabilidad y llamar a alguien cercano. También puede ser cumplir con alguna tarea que suponga menos dificultad…

 

  • La última pregunta, que se la copio a Virginia Moll, ¿qué llevas en el bolso habitualmente?

Pues la verdad es que me gusta llevar el bolso organizado. No me gusta la sensación de meter la mano y que esté todo revuelto, así que lo organizo todo con bolsitas o estuches más pequeños. Las cartera y las llaves van en un estuche; dependiendo de la ocasión suelo llevar agenda o un bullet de @charuca con su bolsita a juego; el estuche con los bolígrafos; y en este momento, una bolsita zip para la mascarilla y el hidrogel. El teléfono móvil es lo único que va suelto en el bolso porque por una cosa o por otra lo uso a menudo (hábito en proceso… reducir su uso ^_^)

 

  • Para acabar, ¿dónde podéis encontrarme?

Sí has llegado hasta aquí supongo que también habrás cotilleado en la web y conoces mi cuenta de Instagram @kokorotailerra. De todos modos, me hace super feliz recibir vuestros mensajes o emails, para conoceros y poder ayudaros en todo lo que pueda. Así que si te ha entrado el gusanillo, no dudes en ponerte en contacto conmigo💕

 

 

✨Espero que este artículo te haya parecido interesante e inspirador. Si es así, te agradezco que lo difundas a todas aquellas personas a las que pueda interesar  📣

✨ Si has llegado aquí a través de algún amigui, te animo a que te subscribas en la newsletter para que puedas recibir todo el contenido directamente en tu correo 💌

✨ Y por supuesto, si quieres comentar algo o hacer alguna sugerencia puedes dejar tu comentario debajo o escribirme un email. Me hace mucha ilusión conocer tu opinión, tus deseos y tus necesidades 💕

En la web de Kokoro Tailerra utilizo cookies para que tengas una experiencia óptima. Si continúas navegando asumo que aceptas la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies