¿Quieres ordenar tu casa de una vez por todas y no volver nunca más a la situación previa? ¿Quieres crear un espacio que esté alineado con tu esencia? Es por esto que hoy quiero contarte cuales son los 7 errores más comunes y memorables que comenten las personas que se acercan al Método KonMari™.

 

Soy consciente que desde que se publicó el primer libro de Marie Kondo y especialmente tras su éxito con la serie “Tidying un with Marie Kondo” son muchas las personas que han intentado ordenar su casa con este método. Sin embargo, lo que en un principio era puro entusiasmo, energía y acción puede truncarse pronto y convertirse en apatía, falta de foco y desasosiego.

 

Como Consultora KonMari™, mi deseo es que encuentres la felicidad a través del orden. Es decir, que seas capaz de crear un hogar en el que te sientas a gusto, que esté alineada con tu esencia y que transmita la persona que eres en este momento así como en la que quieres convertirte en un futuro.

 

Este es un proceso profundo que exige compromiso y tiempo. Y como en todos procesos importantes de la vida, es muy probable (por no decir que estoy 100% segura) que aparezcan resistencias y problemas que dificultarán el camino.

 

Esto es inevitable, pero lo que sí se puede prevenir es caer en estos errores que algunas personas repiten una y otra vez. Quiero que seas consciente de ello y evitarte que pierdas el tiempo o fracases en tu proceso.

 

 

1// No tener una visión general del proceso.

 

Tal y como he mencionado una y otra vez, la maratón del orden es un proceso. Para mí es un proceso vital, incluso una actitud de vida, pues una vez que has integrado los principios básicos del método, puedes trasladarlos y aplicarlos a las diferentes situaciones de tu vida. Sin embargo, la maratón del orden, tiene que tiene un principio y un final. Es decir, comienza cuando haces el ejercicio de visualizar cómo sería tu vida ideal y acaba cuando terminas de revisar la última categoría encontrando un lugar para cada una de tus pertenencias. A partir de ahí comienza otro proceso distinto que es el de mantener el orden establecido y actualizarlo para que esté en armonía con las diferentes fases de tu vida.

 

Como consultora KonMari™ he tenido la oportunidad de hablar con muchas personas acerca de este método, y no puedes imaginarte la de veces que escucho que sólo han ordenado la ropa. O ni eso, simplemente han implementado el sistema de doblado vertical sin ni siquiera haber revisado lo que tienen y lo que les hace feliz. Esto está genial, porque por poco que hayan implementado estoy segura de que ya han notado mejoras en su día a día. Pero si tu quieres ir más allá, si verdaderamente quieres sentir el poder transformador de este método, te animo a que lo consideres como una maratón en la que irás pasando por diferentes etapas hasta que llegues a tu objetivo final.

 

El Método KonMari™ es mucho más que una forma de ordenar tu ropa de una manera concreta. Revisar y reordenar lo que está a tu alrededor, inevitablemente hará que te cuestiones lo que hay en tu interior. Y viceversa. Más allá del aspecto superficial que pueda tener esta propuesta, te invito a que te informes (tienes mucho material en este blog y en mis redes), experimentes y reflexiones de todo lo que te puede aportar realizar este proceso vital.

 

 

2// Creer que puedes mejorar el sistema

 

Tengo que decir que me asombra muchísimo cómo algunas personas intentan cambiar los principios de este método con intención de mejorarlo, a pesar de que Marie Kondo ha estudiado y constatado miles de veces la eficacia de su propuesta. Evidentemente, ella no llego a este método por inspiración divina. Todo lo contrario, parte desde un juego profundo y sin pretensiones de su infancia, que sin embargo se ha convertido en su deriva personal. Durante ese tiempo (años, y de echo, continúa en ello) Marie Kondo ha investigado, probado y experimentado todo tipo de teorías y posibilidades hasta que, finalmente, ha llegado a su propuesta.

 

Por ello, a veces me sorprende cómo una persona que simplemente ha leído su libro o a visto algunos de videos, se atreve a criticar o modificar este método. Este tipo de actitud, especialmente la crítica fácil y superficial, me parece un falta de respeto y humildad.

 

No me malinterpretes, no quiero decir que durante tu proceso no tengas que adecuar los principios o hábitos a tu realidad. Es más, creo firmemente que seguir tu intuición es imprescindible para tener éxito. Pero es muy diferente, por ejemplo, cambiar las categorías o el orden de las mismas, a adecuar lo que entra en cada una de ellas a tus necesidades reales. ¿Ves la diferencia?

 

 

3// Soy una personada ordenada, por tanto, no lo necesito

 

Una de las razones por la que conecto tanto con este método es que además de ayudarte a ordenar tu casa o espacio personal, es una manera de conocerte en profundidad. ¿Quién no necesita hacer un proceso de autoconocimiento?

 

Hoy en día creo que no hay nadie (o casi nadie) que cuestione la importancia de la terapia. Afortunadamente, ya no se considera necesario tener un problema para acudir a un terapeuta. Al contrario, la mayoría de nosotras a recurrimos a ella en diversos momentos de nuestra vida.

 

El Método KonMari™ no es un proceso terapéutico pero, indudablemente, te dará muchas pistas sobre cómo te encuentras en el presente, cómo fue tu pasado y lo que esperas de tu futuro. Es una poderosa herramienta de autoconocimiento, y por tanto, no es exclusivo para las personas desordenadas. Nos viene de perlas a todas, seas como seas, también es para ti.

 

 

4// Dar más importancia a la razón que al corazón

 

Un de las claves del Método KonMari™ es revisar todas tus pertenencias dividiéndolas por categorías (ropa, libros, papeles, komono y objetos sentimentales) y elegir lo que te hace feliz. Es decir, durante este proceso, lo que vas a priorizar es lo que aporta algo en tu vida, lo que suma, lo que está alineado con tu esencia y es importante para ti.

 

Esta manera elegir puede resultarte chocante, vaga o poco racional. Es normal, sobre todo teniendo en cuenta que vivimos en una época y sociedad en el que la ciencia y la razón se superpone a la emoción y las vivencias. La frase “si no lo veo no lo creo” es una muestra clara de ello. Sin embargo, es justo todo lo contrario, se trata más bien de creer para ver. Cito un párrafo del libro “Vivir con abundancia” de Sergio Fernández con la que conecto mucho:

 

En el mundo hay dos energías creativas. Una se llama fe o amor, y es la confianza en que aquello que deseas sucederá. La otra se llama miedo, y es la confianza en que algo negativo o que no deseas sucederá. Tienes ambas energías a tu servicio. El amor, es decir, la capacidad para visualizar algo positivo antes de que exista y después tener la confianza de que eso pasará antes de que haya sucedido, genera resultados positivos en tu vida.”

 

No se trata sólo de creer, después toca conseguir la información y trabajar para que aquello que has imaginado pueda realizarse. Querer no es siempre poder, pero no creer en tí misma te condena a no obtener lo que sea que te hayas propuesto.

 

De la misma manera, en el Método KonMari™ no se trata de elegir lo que racionalmente (según la lógica establecida o el sistema) sea más adecuado o correcto. Se trata de que seas capaz de escucharte con sinceridad y que te des permiso de ser quien tú misma, tú misma entre los demás. Revolucionario ¿verdad?

 

 

5// Falta de planificación

 

Otro de los errores más comunes, unido al primer punto, es la falta de planificación. Evidentemente, esto no sucede cuando realizas la maratón del orden asistida por una profesional. Una de mis tareas más importantes como consultora KonMari™ es realizar una estimación de la cantidad de sesiones que vas a necesitar y organizarlos para que se adecuen a tu agenda. La formación y experiencia me ayuda a valorar en cuanto tiempo puedes realizar tu proceso y adaptar las horas de trabajo a tus necesidades.

 

No obstante, puedes elegir hacer el proceso por tu cuenta, y es igualmente perfecto. En este caso, tendrás que ser tu propia asistente. Supone más esfuerzo pero es totalmente factible. Si así lo decides, te recomiendo que crees tu plan de acción: agenda las sesiones con antelación, sigue el orden de las categorías, haz una lista de lo que vas a ordenar en cada sesión, registra las tareas pendientes, y documenta las emociones y los descubrimientos que experimentes para que puedas continuar profundizando en otro momento.

 

 

6// Por si acaso, después, dentro de… no existen

 

Al igual que en el punto anterior si decides hacer el proceso por tu cuenta, el compromiso hacia ti misma también tendrá que ser mayor. Quiero decir, que durante la sesión tendrás que ser lo más sincera posible contigo misma y no dejarte engañar por las “excusas” o “trampas” que te cuente tu mente. Todas tenemos resistencias, y creo que es muy lícito respetarlas, pero no te dejes arrastrar por ellas.

 

Otro punto crítico suele ser una vez finalizada la sesión, cuando te toca deshacerte definitivamente de las pertenencias que no te hacen feliz. Como dice Miguel Castro (uno de mis mentores y de las referencias más importantes de mi vida) “amor y firmeza”. Amor para respetar tus tiempos y necesidades, y firmeza para no caer en el abandono o la apatía. Evita contarte milongas (lo digo con todo el cariño, yo también me conté unas cuantas en su día) del tipo “uy, esto lo dejaré guardado en una caja para venderlo por internet”, “… lo donaré cuando encuentre una asociación adecuada”, “por si lo necesito más adelante…”, “me ocuparé de ello dentro de…”. ¿Te suenan? Pasa a la acción y termina las tareas que te has propuesto.

 

 

7// Tu eres única y así será tu proceso y tu hogar.

 

Uno de los mecanismos de nuestra mente que más nos hace sufrir es la comparación con los demás. Te lo digo yo que todavía me pillo en ello en muchos aspectos y momento de mi vida. Lo tenemos metido a fuego desde la infancia y lo repetimos una y otra vez casi sin darnos cuenta.

 

El problema de la comparación es que te mina la autoestima. Es una película que te inventas a partir de unos poco datos (frases, imágenes e interpretaciones) que recoges de la vida de los demás. Es una ficción que te cuentas, en la que probablemente, siempre sales perdiendo. Y la verdad es que es todo mentira, por muy real que lo sientas. Es mentira que tú eres menos capaz, menos merecedora, peor persona o lo que sea que te estés diciendo.

 

Sé que en el fondo de ti, todo esto ya los sabes, pero me parece tan importante que no voy a dejar de repetírtelo: TÚ ERES ÚNICA, ORIGINAL Y PERFECTA. Y eso que te hace diferente nos enriquece infinitamente a los que estamos a tu alrededor.

 

Espero que este artículo te ayude a conseguir el hogar y la vida que tanto deseas y mereces. Para cualquier cosa que necesites, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Me hace muy feliz poder ayudarte y acompañarte en tu proceso de cualquier forma que esté a mi alcance.

 

Un abrazo.

 

 

📸@anniespratt
Espero que este artículo te haya parecido interesante e inspirador. Si es así, te agradezco que lo difundas a todas aquellas personas a las que pueda interesar  📣
✨ Si has llegado aquí a través de algún amigui, te animo a que te subscribas en la newsletter para que puedas recibir todo el contenido directamente en tu correo 💌
✨ Y por supuesto, si quieres comentar algo o hacer alguna sugerencia puedes dejar tu comentario debajo o escribirme un email. Me hace mucha ilusión conocer tu opinión, tus deseos y tus necesidades 💕

 

En la web de Kokoro Tailerra utilizo cookies para que tengas una experiencia óptima. Si continúas navegando asumo que aceptas la política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies